Podemos apresurar la segunda venida de Cristo?

2 Pedro 3:10-12: Pero el día del Señor vendrá como ladrón en la noche; en el cual los cielos pasarán con grande estruendo, y los elementos ardiendo serán deshechos, y la tierra y las obras que en ella hay serán quemadas.
Puesto que todas estas cosas han de ser deshechas, ¿cómo no debéis vosotros andar en santa y piadosa manera de vivir?,
esperando y apresurándoos para la venida del día de Dios, en el cual los cielos, encendiéndose, serán deshechos, y los elementos, siendo quemados, se fundirán!

-Elena de White comento, como vimos anteriormente, en Mateo 24:44 que ciertamente la venida de Cristo será de pronto e inesperada- incluso para la iglesia! Aquí Pedro está describiendo esto en un asunto similar.

La palabra apresurar (acelerar o dar prisa) – – G4692 σπεύδω speudō spyoo’-do = velocidad
Elena de White ha dicho que Jesús podía venir en su tiempo. Dios sabe el año cuando viene, Él conoce el tiempo porque Él sabe todo. Pero la Bíblia dice claramente que podemos apresurar su venida, y por eso depende en nosotros cuando viene. Vamos a ver que dice Elena de White.

“Mediante la proclamación del Evangelio al mundo, está a nuestro alcance apresurar la venida de nuestro Señor. No sólo hemos de esperar la venida del día de Dios, sino apresurarla. Si la iglesia de Cristo hubiese hecho su obra como el Señor le ordenaba, todo el mundo habría sido ya amonestado, y el Señor Jesús habría venido a nuestra tierra con poder y grande gloria. {DTG 587.3}

“Su reino no vendrá hasta que sus nuevas de gracia hayan sido llevadas a toda la tierra. Por lo tanto, mientras nos entregamos a Dios, y ganamos otras almas para Él, nosotros aceleramos el regreso de su reino. Solo aquellos que se consagran a ellos mismos a su servicio…orando en sinceridad, “Venga tu Reino.” … {AG 348.2}

“Cristo espera con un deseo anhelante la manifestación de sí mismo en su iglesia. Cuando el carácter de Cristo sea perfectamente reproducido en su pueblo, entonces vendrá él para reclamarlos como suyos. {EUD 36.5}”

Todo cristiano tiene la oportunidad no sólo de esperar, sino de apresurar la venida de nuestro Señor Jesucristo. Si todos los que profesan el nombre de Cristo llevaran fruto para su gloria, cuán prontamente se sembraría en todo el mundo la semilla del Evangelio. Rápidamente maduraría la gran cosecha final y Cristo vendría para recoger el precioso grano.—Palabras de Vida del Gran Maestro, 47-48 (1900). {EUD92 39.4}

En el Conflicto de los Siglos, Dios elige trabajar con seres humanos, y nosotros sabemos que por esta cooperación, Dios será capaz de reproducir su carácter en su pueblo. Esto no es algo Él pueda imponernos.

Mientras Cristo está limpiando (purificando) el santuario celestial, Él está limpiando (purificando) a su pueblo del pecado.

“Largo tiempo ha esperado Dios que el espíritu de servicio se posesione de la iglesia entera, de suerte que cada miembro trabaje por él según su capacidad. Cuando los miembros de la iglesia de Dios efectúen su labor señalada en los campos menesterosos de su país y del extranjero, en cumplimiento de la comisión evangélica, pronto será amonestado el mundo entero, y el Señor Jesús volverá a la tierra con poder y grande gloria. “Y será predicado este evangelio del reino en todo el mundo, por testimonio a todos los Gentiles; y entonces vendrá el fin.” Mateo 24:14. {HAp 91.2}

“Es privilegio de todo cristiano no sólo esperar sino apresurar la venida de nuestro Señor Jesucristo. Si todos los que profesan su nombre llevaran frutos para su gloria, ¡cuán prestamente quedaría sembrada en el mundo la semilla del evangelio! La última mies maduraría rápidamente, y Cristo vendría para recoger el precioso grano. {8TI 29.5}

Dios podría venir en cualquier momento, pero Él no va a venir hasta que su pueblo esté listo. Esto toma tiempo, y nosotros ya hemos retrasado su regreso.

“Tan pronto como el pueblo de Dios sea sellado y preparado para el zarandeo, que vendrá. Ciertamente ya ha comenzado; los juicios de Dios están sobre la tierra, para darnos advertencia, para que nosotros conozcamos lo que está viniendo (MS 173, 1902).  {4BC 1161.6}

“Un hermano me dijo: “Hermana White, ¿cree usted que el Señor vendrá dentro de diez años?” “¿Qué diferencia hace para usted si él viene dentro de dos, cuatro o diez años?” “Pues—dijo él—, si supiese que el Señor viene en diez años, creo que haría algunas cosas en forma diferente a como las hago ahora”. {EUD92 42.1}
“¿Qué haría usted?”, dije yo. {EUD92 42.2}
“Oh—dijo él—, vendería mi propiedad y comenzaría a investigar la Palabra de Dios y trataría de advertir a la gente y conseguir que se preparen para su venida, y le suplicaría a Dios que yo pudiese estar listo para encontrarlo”. {EUD92 42.3}

Luego le dije: “Si usted supiese que el Señor no viene hasta de aquí a veinte años, ¿viviría en forma diferente?” {EUD92 42.4}

El repuso: “Creo que sí…” {EUD92 42.5}

¡Cuán egoísta fue la expresión de que viviría una vida diferente si supiera que el Señor vendría en diez años! Enoc caminó con Dios 300 años. Esta es una lección para nosotros para que caminemos con Dios cada día, sabiendo que no estamos seguros a menos que estemos esperando y velando. —Manuscrito 10, 1886. {EUD92 42.6}

Ojalá que el Señor no dé descanso, día ni noche, a aquellos que ahora son descuidados e indolentes en la causa y la obra de Dios. El fin está cerca. Esto es lo que Jesús quisiera siempre mantener ante nosotros: la brevedad del tiempo. —Carta 97, 1886. {EUD92 43.1}

Apocalipsis 7:1-3: Después de esto vi a cuatro ángeles en pie sobre los cuatro ángulos de la tierra, que detenían los cuatro vientos de la tierra, para que no soplase viento alguno sobre la tierra, ni sobre el mar, ni sobre ningún árbol.
Vi también a otro ángel que subía de donde sale el sol, y tenía el sello del Dios vivo; y clamó a gran voz a los cuatro ángeles, a quienes se les había dado el poder de hacer daño a la tierra y al mar,
diciendo: No hagáis daño a la tierra, ni al mar, ni a los árboles, hasta que hayamos sellado en sus frentes a los siervos de nuestro Dios.

“El Señor prometió a los hijos de Israel: “ustedes verán la alteración de mi propósito” (Números 14:34). Por lo tanto nosotros vemos que las promesas del Señor están con la condición de obediencia. Él dice, “Mis ordenanzas pondréis por obra, y mis estatutos guardaréis, andando en ellos. Yo Jehová vuestro Dios. Por tanto, guardaréis mis estatutos y mis ordenanzas, los cuales haciendo el hombre, vivirá en ellos. Yo Jehová.” [Levíticos 18:4, 5]. Lean el primer capítulo de Deuteronomio cuidadosamente, y vean porque el Señor rechaza llevar a los adultos del ejército que abandonaron Egipto hacia la tierra prometida. Además Deuteronomio 28.  {15MR 292.3} [Números 32:6-15, citado.]

“El Señor Dios es un Dios celoso, sin embargo, el lleva mucho tiempo con el pecado y transgresión de su pueblo en esta generación. Si el pueblo de Dios hubiera caminado en sus consejos, el trabajo de Dios hubiera avanzado, los mensajes de verdad habrían sido transmitido a todas la gente que mora en la faz de toda la tierra. Hubiera el pueblo de Dios creído en el y sido hacedores de su palabra, hubieran ellos guardado sus mandamientos, el ángel no habría venido volando a través del cielo con el mensaje para los cuatro ángeles que estaban por dejar dar rienda suelta a los vientos que ellos deben soplar sobre la tierra llorando, sostengan, sostengan los cuatro vientos para que ellos no soplen sobre la tierra hasta que yo haya sellado a los sirvientes de Dios en sus frentes. Pero por causa de los desobedientes, ingratos, impíos, como fue el antiguo Israel, el tiempo es prolongado para que todos puedan escuchar el último mensaje de misericordia proclamado con una voz alta. El trabajo del Señor ha sido dificultado, el tiempo del sellamiento retrasado. Muchos no han escuchado la verdad. Pero el Señor les dará una oportunidad de oír y ser convertidos, y el gran trabajo de Dios ira hacia adelante.- Letter 106, 1897. Ellen G. White Estate Washington, D. C. March 12, 1986. Entire Letter. {15MR 292.4}

“Entonces vi otro ángel con una comisión de JESUS, rápidamente volando a los cuatro ángeles que tenían un trabajo que hacer en la tierra, y agitando algo arriba y abajo en su mano y llorando con una alta voz, Sostengan! Sostengan! Sostengan! Sostengan! Hasta que los siervos de Dios sean sellados en sus frentes”

“Pregunté a mi ángel acompañante qué significaba lo que oía y qué iban a hacer los cuatro ángeles. Me respondió que Dios era quien refrenaba las potestades y que encargaba a sus ángeles de todo lo relativo a la tierra; que los cuatro ángeles tenían poder de Dios para retener los cuatro vientos, y que estaban ya a punto de soltarlos, pero mientras aflojaban las manos y cuando los cuatro vientos iban a soplar, los misericordiosos ojos de Jesús vieron al pueblo remanente todavía sin sellar, y alzando las manos hacia su Padre intercedió con él, recordándole que había derramado su sangre por ellos. En consecuencia se le mandó a otro ángel que fuera velozmente a decir a los cuatro que retuvieran los vientos hasta que los siervos de Dios fuesen sellados en la frente con el sello de Dios. {PE 38.1}”

Aquí nosotros vemos que Cristo está esperando tiene compasión con su pueblo.

“Nosotros hemos estado mirando y esperando por el regreso del Señor; pero nosotros ¿estamos haciendo todo en nuestro poder para acelerar su venida?” El Señor no retarda su promesa, como muchos hombres la cuentan por tardanza; pero es paciente para con nosotros, no queriendo que ninguno vaya a perecer, pero que todos puedan venir al arrepentimiento. “ Mientras el Señor esta siempre trabajando, mientras todo el cielo está comprometido en el trabajo sobre la tierra para conducir a hombres a Cristo y al arrepentimiento, que están hacienda los agentes humanos para ser Canales de luz, para que ellos puedan cooperar con las agencias divinas? {RH, May 16, 1893 par. 12}

“Recuerden que su dinero es suyo solo en responsabilidad. Den la luz a otros al dar sus medios para enviar obreros a nuevos campos. Así ustedes van a acelerar el regreso de Cristo. Aquel que está verdaderamente convertido va a sentir el privilegio de dar de sus medios para enviar la verdad a los lugares oscuros de la tierra. {RH, February 4, 1904 par. 5}

Mateo 24:14: Y será predicado este evangelio del reino en todo el mundo, para testimonio a todas las naciones; y entonces vendrá el fin.

“Pero antes de la venida, Jesús dijo:” Y este evangelio del reino será predicado en todo el mundo, para testimonio a todas las naciones. “Su reino no vendrá hasta que las buenas nuevas de su gracia estén siendo llevadas a toda la tierra. Por lo tanto, mientras nos entregamos a Dios, y ganamos otras almas a él, nos apresuraremos la venida de su reino. Sólo aquellos que se consagran su servicio, diciendo: “Heme aquí; envíame a mi “para abrir los ojos ciegos, para convertir a los hombres” de las tinieblas a la luz, y de la potestad de Satanás a Dios, “- sólo ellos oran con sinceridad,” Venga tu reino”. {RH, November 14, 1912 par. 20}

Estas citas y versos están en pie fuertemente. Si esto tuviera un significado diferente que este, la Palabra de Dios y los escritos de la hermana White lo explicaría. Este es el único método a confiar, ningún punto de vista de hombre.

  • Diego

    2 Pedro 30:10-12, de ningún modo muestra que nosotros podamos apresurar la venida, muestra que debemos estar muy pendientes.

    (BLS) y esperar con ansias el día en que Dios juzgará a todo el mundo. Ese día, el fuego destruirá los cielos y derretirá las estrellas.

    (NC*) en la expectación de la llegada del día de Dios, cuando los cielos, abrasados, se disolverán, y los elementos, abrasados, se derretirán?